miércoles, 12 de enero de 2011

La despedida de mi casa.

Ahora que los chicos están de vacaciones ya no tengo que levantarme tan temprano. La rutina de la casa cambió y  nos acostamos más tarde. Yo principalmente muuuuy tarde. Mis mañanas son tremendas, generalmente antes de desayunar ni me hables porque ladro. Recién después de la segunda taza de café empiezo a regular. Así que me siento en la compu y mientras me tomo mi café, reviso algunos mails, contesto y me peleo en otros, reviso mis blogs y así voy entrando en la rutina diaria. La primera foto es de como encuentro la cocina por la mañana si la noche anterior me hice la rabona porque estaba cansada o me puse a tejer o me fui al taller de mi marido a planear cosas, a hablar o a mirar una peli. Por supuesto a esa hora los chicos ya están requetedormidos y es nuestro momento. Por eso no me importa encontrar la cocina así al día siguiente. Echa un desastre.




Este es mi escritorio de la compu. Acá generalmente me tomo mis 2 tazas de café. Al lado del gabinete el canastito de los libritos de cuentos del más pequeño porque se sienta en el piso junto a mí a revolear libritos. Una de las cosas que más le gustan es mirar las imágenes de colores.



Una de las cosas que se me dieron por hacer después de la muerte de mi perra. No sé muy bien por qué, es un álbum familiar. Tenía un montón de fotos impresas guardadas por ahí así que me decidí. De a poco las voy pegando en  una libreta re linda forrada en tela que le mandó mi amiga española al pescador de la casa pero que le hemos hurtado. Ahí mi otra mesa de trabajo con todos dado vuelta.





Una repisa que me hizo mi marido. Sí, además de las computadoras le gusta la carpintería. Creo que lo heredó de su padre, hasta tiene herramientas que adora que le pertenecían a él.  El gordo no quedó muy conforme con su obra pero a mí me encantó y enseguida rebusqué entre mis cositas una puntilla vieja que era de una funda de almohada de mi abuela y se la pegué. Por supuesto me la apropié y la llené de mis cositas.  Tengo que empezar a embalar todo para irnos a la casa nueva pero esto es una forma de despedirme de esta. No es mía porque alquilamos, pero hace 6 años que estamos aquí y uno le tomó cariño.



Esta cortina la hice yo.



Esta reposera la encontré en la calle hecha m....... Soy medio ciruja, y no me importa admitirlo. Me encanta encontrar cosas viejas, rotas y arreglarlas. Bueno así quedó. Le puse una tela nueva, mi bordado no es muy bueno pero lo que importa es la intención como dice mi Gordo, le puse un almohadón a pintitas y me la llevo para mi casa nueva. Pienso sentarme en ella bajo un pino a tomar mate . Gracias vecino de enfrente por tirarla a la basura.





Esta es mi overlock que me la llevo porque no la pude vender. Es el resultado de un proyecto que pensábamos hacer con mi hermana que no resultó. Y la manta que estoy tejiendo. Así me la mandan de un lado para el otro mis hijas cuando necesitan usar el lugar dónde la dejo.Y yo a los gritos.... mi manta, no me la maltraten así y piripipí....






Esta es mi maceta de margaritas, aunque no lo crean esta planta nació de un gajo que arranqué de la calle, en esos paseos nocturnos que hacía con mi perra. Ella era mi cómplice. Acá la margarita grande es considerada medio como un yuyo pero a mí me encanta. Estaba al pie de un árbol y perro que pasaba le hacía pis y años tras año sobrevivía sin que nadie la cuidara. Una noche me traje un gajito con raíz y miren que bonita que está. Ya tiene como 6 flores por salir. La margarita y el jazmín son mis flores preferidas. La primera por la simpleza y la segunda por el aroma que hay en el jardín cuando hay una planta. Esta maceta no sé cómo,  me la llevo y allá pasa a tierra.





Una foto de mi gata Gorda y su hermanita. En realidad mi hija mayor le había puesto otro nombre pero le quedó Gorda. Pobre ahora esta medio caiducha porque perdió a su amiga también. Y en su momento perdió a su hermanita.
La historia fue así. Un día yo volvía de buscar a mi hija mayor del jardín y encontramos 2 gatitos muy pequeñitos, todavía con los ojitos cerrados abandonados en la calle. Y vinimos corriendo a convencer al dueño de casa, mi marido, para que nos permitiera levantarlos y traerlos. Así lo hicimos. Las metimos en una caja y en casa las cuidamos. Como eran muy pequeñitas le dábamos la leche con mamadera. las despulgamos, eran tan chiquitas que ni siquiera sabían hacer pis, las teníamos que ayudar.Nos metemos en cada una!!!.
Mi preferida era la hermanita que se murió, Flaca o Bizcacha. Estaba muy débil. La llamaba Bizcacha porque realmente era bizca. Como Clarence el león de Daktari. Me acuerdo que me sentaba a tejer y se subía a la mesa y me caminaba por los hombros. Era especial. También sufrí mucho cuando se murió. Mierda que la muerte duele.



Una era más flaquita y la otra gordita . 
La Bizcacha
















La Gorda ahora



Aquí quedó enterrada Sasha en mi jardín, debajo del árbol que llenamos de juguetes, piñas y adornitos para Navidad. Tiré semillas de césped encima vamos a ver si crece pasto antes de irnos. Atrás junto a la pared blanca en el rincón está la Bizcacha. Parece un bajón hablar de esto, pero eran de esta familia y están enterradas en nuestro jardín. Por lo menos hasta que nos quedemos acá. Espero que el nuevo inquilino mantenga el jardín. Igual siempre van a estar en nuestro corazón.






Y por último y basta de tanta pálida. La foto de la cocina después de lavar los platos. Sí soy una genia apilando los platos en el secaplatos porque los dejo que se sequen solos. Si no están bien puestos no escurren bien el agua y no sirve de nada. En resumen los cafés hicieron efecto, me despabilaron y puse manos a las obras.



Buenos espero no haberlos aburrido con este post tan largo . Necesitaba hablar de esto. Prometo que para la próxima  crochet.

9 comentarios:

  1. Tienes una casa muy acogedora Andrea pero no por la casa en si sino porque tu le das calor.

    Asi que aqui estaré esperando a ver la nueva que será igual de linda.

    Besitos

    Sara

    ResponderEliminar
  2. Pasan las cosas y nos quedan los recuerdos. Por suerte algunos se pueden plasmar en un albun de fotos!
    Si no podés vender la máquina, por algo será tal vez, no?! Muchas veces hacemos cosas sin darnos cuenta y suceden otras que involucran las anteriores.
    Yo también suelo hacerme la rabona, y cada vez más seguido (que terrible realidad!!!!)
    te mando un beso, rosana

    ResponderEliminar
  3. Hello,
    Thank you for visiting my blog today!
    Your ripple blanket in photo number7 is beautiful:)
    Have a nice evening!
    Sucrette

    ResponderEliminar
  4. Hola!!! Me encantó éste post!!! Que lindo saber un poco más de cada una, pero creo sobre todo que fueron tus palabras, tan sinceras, y en partes me siento identificada, gracias por compartir tu casa!!!

    ResponderEliminar
  5. Sara te agradezco por lo que dices de mi casa y gracias por no enojarte por el destino que le dimos a tu libreta. Prometo pronto poner foto de la casa nueva, aunque sea de afuera. Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Rosana que bueno encontrar a alguien que también se haga la rabona como yo. Me siento menos culpable. Es que cuando uno tiene chicos a veces estás esperando que se duerman para tener un poco de privacidad con tu marido. Una charla, una peli, lo que salga....
    Un abrazo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Le monde de sucrette, thank you very much. The
    ripple blanket is my last job. It need any more turns. Bad english sorry. Kisses.

    ResponderEliminar
  8. Andreita gracias, y sabés la crochetnauta se llama Andrea como vos. Qué coincidencia no?. Bueno, es lindo compartir lo que uno siente y que llegue. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Leyendo posts llegué hasta enero! Yo también como vos, dejo los platos y todo lo demás bien acomodado en el escurridor y queda perfecto! Me encantó cómo reciclaste la reposera del vecino. Tengo una a la que se le están cortando las tiras y me diste la idea para recuperarla.
    Muy simpático tu blog!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...