domingo, 30 de marzo de 2014

Mix de reflexiones de una loca.

Tengo esa maldita habilidad de ver lo que está chingado. Entro a un lugar y sin pensar me atrae como imán el cuadro torcido, el papelito en el piso, la arruga en la tela..... Loca de m..... algunos dirán de mí. ¿Defecto ó virtud?.
Lo hago sin querer. Veo una imagen de un dormitorio  y  la cama está descentrada con respecto al respaldo, miro un flyer y le encuentro faltas de ortografía ó me parece muy chica la letra, entro a una página web y si tarda mucho en cargar, chau la cierro. Veo una ropa y encuentro el hilo que sobresale sin buscarlo, o la mancha. Una maldición y encima me cuesta horrores morderme la lengua. Cosa que me ha traído algunos problemas.
Tendría que encontrar un trabajo como criticóloga al menos ganaría plata con este defecto.
Y creo que así como soy con los otros más lo soy conmigo misma. A veces edito un comentario porque me salió mal una palabra, o no era lo que quería decir varias veces, sin contar las destejidas, las correciones de los post...... mil cosas. 
Algunos dirían es una pérdida de tiempo, por ejemplo mi marido que puede pasar 20.000 veces al lado de algo y no verlo. No le presta atención. Y yo a los gritos ¡Cómo no te diste cuenta!. No, no lo ví me dice.
Hoy día de lluvia, aburrida ..... pienso tengo que explotar esta maldición. Tendría que haber una actividad dónde el objetivo sea buscar lo chingado, lo torcido, lo que está fuera de lugar. El maldito o bendito detalle, según como se lo mire. 
Para mí la vida está llena de pequeños detalles, momentos, miradas, fragmentos de una conversación. En mi retorcida mente catalogo a las personas por ese detalle. Qué es obvio importante sólo para mí. 
Es una maldición. Y lo hago automáticamente. 
En contraposición a eso cuando mis chicas de los talleres que recién empiezan y quieren de una, ya la primera clase, hacer todo perfecto me escucho diciéndoles tranqui, lleva tiempo que todos los puntos salgan igualitos, no sean tan exigentes con ustedes mismas, ténganse paciencia, etc, etc. 
Una bipolar total. Loca divertida para algunos, acelerada para otros, algunos no me bancan mucho tiempo. Rompebolas todo el tiempo. Por eso creo que me siento siempre como sapo de otro pozo. 
Pero a pesar de todo.... encuentro gente, poca, una chica del taller que empezamos sin querer a ser amigas que de entrada me dijo no te preocupes todas mis amigas son locas de otra manera no serían mis amigas. 
Yo digo chicas y somos mujeres de 40 para arriba, haciéndole el oléeee a la menopausia. 
Irónicamente, por esas cosas del destino o para los que creen de Dios. Mi último hijo nació con Síndrome de Down. Una lección que me pone la vida tener una imperfección tan perfecta en mi vida. Ser la madre de alguien que se te ríe por esas malditas boludeces. El me dice con tu eterna sabiduría y sin palabras porque todavía no aprendió a hablar la chingada sos vos vieja.
El otro día vuelvo del taller, había estado fuera de casa bastantes horas y cuando abro la puerta al llegar me grita dadá!!!!, que para mí fue mi primer mamá en los 5 años de vida que tiene. Y me mató. 
Volviendo al crochet para la próxima clase tengo un proyecto fácil con totora. Eso les va a gustar. Van a ver  el resultado rápido. Se lo van a llevar terminado en el día.  Fast crochet, como fast food. Así vivimos..... queremos todo ya. Y yo certeramente soy una de esas personas a las que les cuestan más los procesos. Esperar, aceptar, y este año con la enfermedad de mi vieja la vida me está poniendo otra lección delante de los ojos. Una nueva experiencia para aprender.
Menos mal que no me importa mucho el tema de guardar las apareciencias porque soy la antipublicidad con patas. La gente que me lee pensaría con esta loca ni que me regalen la clase voy a aprender crochet. 
Cómo dirían muchos no es negocio. Pero no me importa mucho, a veces uno se pierde de vivir por ir detrás del negocio, bah.... creo yo. Es muy difícil encontrar el término medio, el equilibrio. Una lucha interna constante para mí. 
Por eso será que dicen que el que más tiene es el que menos necesita..... Para pensar ¿no?. Tenemos un auto y queremos otro mejor. Tenemos una casa , no nos alcanza queremos más, la pilcha pasa de moda..... ¿Más de qué? me pregunto. ¿Pensamos igual cuando hablamos del amor por ejemplo?. ¿Dónde se compra?...... ¿Necesitamos amor como necesitamos dinero?. Sabemos darlo, obtenerlo, comprarlo, pedirlo, consumirlo como hacemos con la plata.
Hoy me levanté bien chiflada. Pero bueno la humedad por la lluvia me causa cortocircuito; y si sopla viento norte más.
Mañana empiezan las clases en los colegios públicos. No sé si es para estar feliz o para llorar. Un mes después al fin el gobierno llegó a un acuerdo con los maestros. En este país es más importante el fútbol para todos que la educación para todos. Bueno, así estamos...... La educación no da votos, cuanto más ignorante es el pueblo más fácil es de manejar, manipular, engañar.....
Les dejo un patrón de totora que hicimos con las domingueras el año pasado. Al final de cuentas es un blog de crochet, retomemos el rumbo. 
Es de una canasta cuadrada. Yo la mía la hice con dos lanas juntas para aumentar el grosor porque no tenía totora en ese momento. Ahí van fotos y patrón.


Clickear en la imagen para agrandar.






viernes, 14 de marzo de 2014

Gracias a mis chicas de los talleres . Gracias Ale.

GRACIAS !!!!!!. Con mayúsculas. Aprendí tanto de ustedes. Es mucho más que enseñar vareta, medio punto, es compartir vivencias, estados de ánimo, alegrías, problemas, todo mientras crocheteamos.
Todas las mañanas cuando me levanto, tarde generalmente porque me gusta trasnochar, desayuno con el facebook, poniendo el buenos días y enterándome de las cosas que salen en el inicio. Esta mañana me emocioné mucho. Una de mis chicas de los talleres del año pasado, Alejandra, que empezó conmigo en el Centro Santiagueño de Ostende, cuando daba clases gratis porque no me animaba a enseñar; (ahí tomé impulso.); por razones de salud internada en BsAs enseña ahora crochet a sus compañeras de cuarto. A las pulseras rosas como las llama ella. Un poco le enseñé yo pero el resto lo tenía adentro en sus genes, yo ayudé a sacarlo, su mamá teje muy bien. 
Creo que cuando uno está en un hospital, esperando una operación, o en tratamiento, cosa que no debe ser nada fácil, que el crochet sirva para olvidarse un poco de todo es magnífico, genial.....
Gracias Ale, mucha fuerza desde acá, todo va a salir bien. Te felicito por tus nuevas alumnas del hospital. 
Con tu permiso voy a poner algunas fotos, si el post no te agrada avisame que lo saco. . 
Fotos del taller de las clases, de la cortina que te hiciste para tu cocina, y de tus chicas de crochet ahora.

El primer granny square en el tallercito

El día de las flores tejidas.


La cortina de la cocina

Su amineko

Sus alumnas

Esto pasó hace unos días, gracias a Dios la operación fue todo un éxito.
Un beso Ale, nos vemos pronto.


viernes, 7 de marzo de 2014

Un día atípico.Caminata y safari fotográfico.


Anoche me costó mucho dormir, cosa habitual en mí, a mi cabeza le cuesta parar y la pastillita ya me hace poco efecto. Me levanté de un humor insoportable...... , según mi marido mi estado matutino habitual. 
Le decía que me sentía incomprendida, que no encajaba, que la gente no me entiende, que cuando hablo y tiro ideas que me salen a borbotones, no me siguen. Me dicen casi siempre que estoy acelerada, mi humor a veces sarcástico lo tengo que explicar. Me sentía que nadie me entendía.....
Ya les había dicho que soy caótica, hoy fue un día que empezó con caos total.
El Gordo que me conoce desde hace muchos años, y que me acabo de enterar que a veces hablo tan rápido que ya le cuesta seguirme la idea. Fosfovita tenés que comprar le digo, no puede ser que no me entiendas; me enojo... le digo hoy te levantaste con la neurona floja, etc, etc. 
Al final me dice vamos a caminar, y como mi cámara tenía las pilas descargadas, le digo llevá tu celu así sacamos fotos. Y fuimos con Fiona que desde que se nos escapó dos veces sale a hacer reconocimiento del lugar al menos para que sepa volver. Una nueva regla que impuse en la casa sacar a pasear a la perra con la correa, los otros se escapan por debajo de la cerca y vuelven solos,no se pierden.
Caminanos un montón cosa que necesitaba porque me pasé la temporada sentada tejiendo. No supe que extrañaba el olor salado del  mar hasta que estuve en la playa. Desde el invierno que no iba. 
Las fotos no son de paisajes, hay un par mías nada más, las otras son de cosas que me llamaron la atención. Desde una cartel, hasta una flor. El detalle como le digo yo. Fuimos a la playa, me mojé los pantalones, pero quería sentir el agua en los pies, y terminamos en una casa de gente especial. Rara, creativa, creo que hasta incomprendida a veces como yo.
Me paré en la puerta a sacar fotos, me vieron y nos preguntaron si queríamos pasar. Es raro encontrar gente que invite a desconocidos a su casa. Así de una, porque sí. No quise tomar fotos del interior porque sentí que invadía y una sola que intenté salió movida. Era una casa especial, de gente creativa, de esas casas dónde no alcanzan los ojos para ver todos los detalles. Para deleitarse. Una parte mía me dice que voy a volver , prometí llevarles algo de mi crochet. No saqué fotos pero les voy a contar un poco de lo que me acuerdo que ví. 
Primero los dueños de casa, una señora divina, artesana, vestida de violeta con una energía especial. Y su hijo, un constructor y arregla tutti. Se hizo una casita divina él solo en madera, algún día tal vez la alquile yo para taller, me encantó. 
Qué me acuerdo ...... Velas artesanales, tira de caracoles y grullas, antigüedades, una salamandra en el medio de la sala divina, un gato negro que me ronroneaba en la espalda cuando me senté en un sillón, unas mesas rarísimas con incrustaciones de monedas antiguas, llaves, candados, de todo pero fuera de lo común. Me parece que les gusta cocinar porque había un montón de frasquitos de especias en la cocina un estante completo, les gusta el té, también había de diferentes gustos. La mesa de té estaba preparada cosa rara ahora que lo pienso como si nos estuvieran esperando. Un máquina de coser en un rincón, la dueña de casa estaba terminando algo que había cosido, pasando un elástico o algo por el estilo; una mesa de mármol antiguo marrón como uno que tenía mi abuela en una cómoda. En la pared del cuarto signos chinos que significaban, vida, amor creo y otro más que no recuerdo. Eran tres. Sí, porque hasta me dejó ver el cuarto. Una pila de sombreros de paja, monos y animales de arcilla (digo yo) y figuras en alambre de cuerpos de personas colgados como móviles.
Empecé el día sintiéndome que no encajaba en ningún lado y terminé sin querer en esta casa. Había una vibración rara, sentí que eran tan locos como yo, locos creativos de esos que miran la vida de otra manera. 
Van las fotos, no esperen la grannnnn foto, son objetos cotidianos, cosas, que me llamaron la atención que ví mientras caminábamos por Ostende.  

Siempre muerta frío yo saliendo de casa con Fiona atada a la cintura.


Creo que el mail ya reemplazó a las cartas .

Canasto de basura raro.

Mesa con bobina de cable

Me llamó la atención lo chiquita de la puerta, tipo para Alicia.


Me traje un gajito de esta planta del estudio y prendió así que espero que se haga grande y con muchas florcitas amarillas como estas.

Hongos raros en un árbol

Cartel original para poner en la puerta de calle.

Un nido en la ventana superior.

Aunque no lo crean es un tronco

Más grande no podían poner la numeración, a jugarlo a  la quiniela.
Una casa con forma de horno de barro

Parecen margaritas pero creo que no lo son .

Tal vez es una especie rara .


Me gustaría tener una habitación allá arriba como Lucy de Attic 24

Me imaginé la torre de algún cuento de princesas

Cesto de basura hecho con una llanta

El camión del reciclado visto desde adentro


El cartel dice en la playa deja solamente las huellas de tus pies.

Nuestro frente marítimo es un tesoro muy frágil

Casa histórica de Ostende

Volviendo del agua con Fiona


Tratando de levantarme,siempre muy elegante yo. Toda despatarrada.
Encontré una lana en mis zapatillas cuando me las ponía, me siguen.

Balneario El Faro

El médano es vida.

Verde, mucho verde.

Este buzón para cartas o casita de pájaros me llevó hasta esa casa.

Familia de monos.

Enanito de jardín.

Una casita colgada de un árbol


Un bicharraco raro hecho con patas de alambre; con la telaraña no se puede apreciar muy bien pero me dió cosita sacarla.


La casa del vecino de la esquina


Llegamos.....Fin de la caminata.

lunes, 3 de marzo de 2014

Almohadita bordada

Al final me animé y traté de hacer medio siguiendo y medio copiando los dibujos de Small Goods, una almohadita bordada. Me senté con lápiz en mano frente a la pantalla y me puse a dibujar las flores. Salió regular pero todo puede mejorar con la práctica y más si te gusta lo que estás haciendo. 
La cosí a máquina, la rellené con vellón, le puse unos pompones en las puntas como hace Jota con su almohadones de lechuzas y voilà. 
Cuando la estaba rellenando me vinieron a la memoria las almohaditas que le hacía a mi primera hija  Isa cuando era bebé. Tenía varias, eran chiquitas, de tela y rellenas de vellón. Siempre perdíamos alguna en el camino cuando íbamos en la bici o en el cochecito. Eran su objeto transicional, no se lo dejaba casi nunca. Me puse a buscar fotos viejas, mucho no me gustó porque me ví mucho más joven, son de 10 años atrás y ví muchas fotos de mi hermosa Sasha, mi perra que amé y que se murió ya hace 3 años. Al final encontré fotos de mi hija chiquita con una de sus almohaditas. 
Ahí van las fotos para todos. Creció.... entra a la secundaria este año. Está hecha una señorita, pero sigue hermosa como cuando era bebé. Y.... soy la madre, no puedo no babear un poco. 







sábado, 1 de marzo de 2014

El duende de Yimi

Yimi es un artesano, artista medio loco, pero para ser bueno hay que tener cierto grado de locura creo. Es compañero de puesto en la feria junto con Meli, que trabaja en madera un tipazo también. 
Yimi hace duendes. Las chicas un día que mi marido las llevó a la feria estuvieron ayudando, hacían más lío que otra cosa pero la pasaron genial. 
Todos los duendes son diferentes. No hay dos caras iguales. Por eso es un artesano.A veces rompe su ropa para vestirlos. Les da vida a cada uno, creo que deja un poquito de él en sus creaciones.
Un día me cuenta mi marido que viene a la feria con este duendecito que ahora tengo en mi escritorio y le pide disculpas porque por los ojitos le salió con cara de Down. Para mi marido todo bien y para mí también, no te preocupes le dijo, fumá por decirlo de alguna manera.
Me lo contó cuando volvió y le dije lo quiero, quiero a ese duendecito. No sé...., creo que ya lo vendió me dijo, y pasaron algunos días. La otra noche me lo trajo. Gracias Gordo!!!!. Al final todavía estaba en el paño. Lo ví y me emocioné. Me encantó, y lo senté (son articulados) como se sienta Dany en mi escritorio. Y lo miro y tiene alma. Tiene esa carita de sabio que tiene mi hijo con 5 años, que no se hace problemas por nada, que es todo amor....., que es auténtico, que ríe y se le ilumina la cara, que no sabe esconder sus emociones.
La Colo me dijo que entre los deditos hay que ponerle un papelito con los deseos. Yo escribí salud. Salud para Dany, mi peque, que es lo que más me joroba del síndrome. No me importa que sea más lento para aprender sino todas las enfermedades asociadas con la trisomía. 
Esa noche cuando me lo trajo para que lo vea, le dije compráselo, es mío y de acá no sale. 
Por supuesto cuando se lo quisimos pagar no quiso, dijo que desde el principio pensó que estaba destinado para nosotros. Algo de razón tenía. 
Entre los artesanos y ahora que de a poco nos vamos conociendo un poco más hay gente rara, diferente al resto, algunos le dicen medios hippies, miran la vida de otra manera, tienen otros horarios. Sin tanto acelere, sin darle tanta importancia a lo económico, a las apariencias. No importa si tienen canas, o barba, o no están vestidos a la moda. Se pasan todos los días hasta cualquier hora a veces pasando frío en el puesto.  Dejan el alma en su obra. Necesitan expresarse, sacar algo de adentro creo. 
Bueno varias fotos de escrache de Yimi, tomadas por la Colo y otras del puesto. Si llegan a pasar por la feria pasen a ver sus duendes. Son realmente especiales. 
Y otra vez gracias loco!!!!!.
 



 


 

Esta la sacó la Colo yo no tengo nada que ver.






Si lo quieren conocer más, en el face lo ubican por Yimi Duendes o en la Feria de Valeria del Mar. Espora y Azopardo.

Hasta pronto, y buen crochet para todos como decía antes. 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...